Tuesday, October 21, 2014
  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Ciudad de Panamá, capital en pleno cambio de movilidad:La capital panameña está pasando por una transformación en infraestructura vial, con al menos 23 puntos de obras; la construcción del primer metro de Centroamérica y la puesta en marcha ...
  • CAF analiza los desafíos de la movilidad urbana en América Latina:Desplazarse de un lugar a otro es un desafío diario para los latinoamericanos. La Corporación Andina de Fomento estudió 15 ciudades de nueve países para hacer una radiografía del transporte ...
  • Rutas

    Rutas del Metro Bus y el Metro de Panamá

    Recorre nuestro mapa dinámico con todas las rutas del Metro Bus de Panamá (troncales y corredor). También encontrarás la ruta del Metro de Panamá y sus proyecciones a mediano plazo.

Reingeniería en las calles citadinas

Dos años y medio han transcurrido desde que se oficializó la puesta en marcha del plan estratégico de movilidad en ciudad de Panamá. La idea ya se había planteado en el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009), pero no se concretó. Fue con la llegada de Ricardo Martinelli al poder que el plan comenzó a tomar forma, dicen sus actuales impulsores. El reto de esta administración (2009-2014) es cumplir con uno de los "imperdonables" más visibles: mejorar el servicio de transporte público y, de paso, hacer eficiente la movilidad en la capital.

Este plan incluye la puesta en marcha de un nuevo sistema de transporte –el Metro Bus que reemplazará a los buses "diablos rojos"– y construir la primera línea del Metro. Ambos componentes van de la mano del denominado "reordenamiento vial", que consiste en crear una plataforma vial que permita distribuir con fluidez los casi 600 mil vehículos que circulan diariamente en la zona centro de la capital, según el Ministerio de Obras Públicas. Aquí encontrará una radiografía de la situación del transporte, los proyectos que se adelantan, sus avances y los tiempos de ejecución proyectados. Además, conocerá de viva voz de los involucrados (autoridades, empresas, transportistas, usuarios) las implicaciones de hacer cambios radicales en las calles de Panamá y qué experiencias se han vivido en países vecinos que han hecho esfuerzos similares.

Congestionamiento en cinta costera

La capital panameña está pasando por una transformación en infraestructura vial, con al menos 23 puntos de obras; la construcción  [ Leer más ]

generalidad1

Desplazarse de un lugar a otro es un desafío diario para los latinoamericanos. La Corporación Andina de Fomento estudió 15  [ Leer más ]

Galería

Recuerdos de ‘diablos rojos’


Odio. Así de radical es el sentimiento que inspiran en los panameños los “diablos rojos”, esos autobuses importados desde Estados Unidos cuando son desechados tras haber cumplido su trabajo en las rutas escolares.

Los “diablos rojos” se ganaron su apodo por la velocidad a la que eran conducidos por las calles de la ciudad de Panamá, poniendo en riesgo a los cientos y luego miles de pasajeros que se desplazaban de un extremo a otro de la capital panameña. Como resultado de eso muchos tienen a cuestas decenas de heridos y hasta muertos.

Los sentimientos de rechazo de la gente también están relacionados con el trato que sus conductores dispensaban al usuario: ¡Échense para atrás que caben más! y ¡Súbase por atrás! son frases que recuerdan los usuarios haber escuchado cuando ya no cabía el clásico alfiler.

Como toda moneda tiene dos caras, estos diablos panameños también tienen una buena: la que le ofrecían al turista, que se sorprendía agradablemente con recorrer las calles en esos buses ingeniosamente decorados –con rostros de artistas locales o extranjeros, con imágenes de santos a los que les muchas personas profesan gran devoción, con mensajes a favor o en contra de acciones de los gobiernos de las últimas cinco décadas, y hasta con personajes de ficción que aparecen una que otra película o serie de televisión-, por poner unos cuantos ejemplos.

Y no era solo las pinturas exteriores de los buses. En sus mejores momentos esos autobuses también estaban impecablemente decorados por dentro y no faltaban en el mostrador del conductor típicos elementos de la cultura local: peluches de todo tipo, calcomanías sobre figuras de acción, de guerra y algunas que parecían mandadas a hacer, así como mensajes populares escritos con pincel.

También los identificaban cintas de colores colocadas en las barandas del bus y en la palanca de cambios, y tapetes esponjosos de colores alegres, así como sus grandes bocinas de las cuales salía a volumen muy alto música reggae y algo de salsa sensual.